La importancia de ser una empresa socialmente responsable

Existen muchas formas en que las grandes empresas buscan posicionarse en el mercado y sobresalir entre su competencia.   Hoy en día, con el rápido surgimiento de nuevos negocios, cada vez se vuelve más complicado asegurar esto. Sin embargo, existen diversas técnicas que además de darle un valor agregado a tu empresa la ayuda a crecer mejorando sus servicios, por ejemplo, los distintivos. Éstos pueden ser desde carácter ambiental hasta de riesgos y seguridad. Uno que tiene un fuerte impacto y te separa del resto es el distintivo de ser una empresa “socialmente responsable”. 

El concepto surge en México a principios de los noventas gracias a la fundación del Centro Mexicano para la Filantropía (CEMEFI). Ésta define el término Empresa Socialmente Responsable como todas aquellas compañías que tienen una contribución activa y voluntaria para mejorar el entorno social, económico y ambiental, con el objetivo de optimizar su situación competitiva y su valor añadido.  De acuerdo con la CEMEFI, ésta se ha convertido en una nueva forma de gestionar negocios, reconociendo los intereses de los distintos grupos con los que se relaciona.

El hecho de contar con el distintivo ESR (Empresa Socialmente Responsable) facilita el posicionamiento y diferenciación de marca de la competencia y ayuda a disminuir la probabilidad de conflictos con diferentes grupos de interés. Además, no solo mejora la imagen de la empresa, sino que trae beneficios internos. Este distintivo fomenta un ambiente de estabilidad, participación, solidaridad, respeto y equidad entre sus miembros y fomenta la calidad de vida en el trabajo y el desarrollo integral y pleno de todos ellos.

 Algunas empresas cumplen con este propósito a través de sus fundaciones. Un gran ejemplo es la Fundación Gowin, la cual surge en 2016 como un proyecto enfocado a apoyar en la recuperación del sentido auditivo a personas que no cuentan con los recursos económicos, ni la atención médica para tratar la discapacidad. Asimismo, busca impactar en la vida de personas bajo extrema pobreza e integra sus objetivos a erradicar el hambre y construir viviendas de emergencia.

Más que un distintivo, ser una Empresa Socialmente Responsable cambia positivamente la imagen de la empresa y además de contribuir a un cambio positivo en la sociedad, internamente mejora la productividad en sus empleados y fomenta una gestión positiva de negocios. Lejos de ser una tendencia, las compañías lo ven como una oportunidad de mejorar y darle un valor agregado que logra posicionarlas efectivamente ante el público.